Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.
Clara Sánchez
Clara Sánchez
Facebook
Anika entre libros
16/06/2012

Entrevista a CLARA SANCHEZ 
para Anika Entre Libros
Por Joseph B. Macgregor

 

 

Tengo que confesar que leer en su momento "El misterio de todos los días" de Clara Sánchez resultó una experiencia absolutamente inolvidable para mí. Si hay un libro con el que me he sentido identificado casi al cien por cien -no tanto por la historia de amor que se cuenta, sino por el dibujo del personaje de la maestra protagonista- ha sido éste. Nadie ha sabido describir tan bien los sentimientos de un maestro que da clases particulares y por arte de birli-birloque se ve introducido en un mundo que no es el suyo, con una familia con la que no tiene ningún punto en común. También por aquellas fechas yo sentía la vida y las cosas que me pasaban como lo hacía Elena en aquella novela maravillosa. Es uno de los libros de mi vida sin duda alguna.

Así he seguido leyendo a Clara Sánchez y siempre sus libros me han dejado un buen sabor de boca. Sin embargo, con “Presentimientos”, su última obra publicada, me ha sucedido algo curioso: ha conseguido atraparme como hacía tiempo no lo hacía una novela. Clara acierta a la hora de trazar un argumento apasionante desde prácticamente las primeras páginas, sabiendo trasmitir en todo momento una atmósfera de ecos kafkianos.

Clara Sánchez sabe unir entretenimiento con calidad literaria, un buen equilibrio sin duda alguna, en esta nueva versión de “La bella durmiente” que es “Presentimientos”. Por eso, hacer esta entrevista a una de mis autoras favoritas lo he vivido como un lujo absoluto.

...Sueño y realidad están tan unidos que Julia acude constantemente a su realidad más próxima para tratar de salir del túnel...

ENTREVISTA

Muchas de tus novelas suelen estar enmarcadas en un ambiente muy concreto que tiene suma importancia en la narración, convirtiéndose casi en un “personaje” más de la trama: urbanizaciones en “Presentimientos” y en “Última noticias del paraíso”, un edificio de oficinas en “Un millón de luces”, y un barrio de familia bien en “El misterio de todos los días”…

Clara Sánchez:

Para mí el espacio es fundamental a la hora de contar una historia. No es sólo un escenario por donde los personajes van y vienen, sino que forma parte de ellos mismos porque les hace sentir las cosas de una manera determinada y ver la vida desde ahí. Quiero llevar a las novelas la sensación de que nadie puede escapar del sitio en el que está. Y mis personajes, como yo, no pueden escapar del presente (que es lo que a mí me interesa contar) y de esos lugares que la gente de ahora hemos inventado para vivir, trabajar, comprar (urbanizaciones, torres de cristal, grandes superficies comerciales).



También con frecuencia tus novelas son historias de amor experimentadas por mujeres que se enfrentan a una pasión que se escapa de su razonamiento o que las sobrepasan: Néstor y Elena en “El misterio de todos los días”, Marcus & Julia / Félix & Julia en “Presentimientos”…

Clara Sánchez:

El amor es una pasión que cuanto más se la alimenta más fieramente en nuestro pecho arde”, dice Lucrecio. Estas palabras están en el fondo de “El misterio de todos los días”, donde se habla del deseo y de su naturaleza inagotable y obsesiva a través de la atracción que Elena siente por su alumno. ¿Es esto amor? ¿Es amor lo que siente Julia por Marcus? Creo que se acerca más al amor lo que siente Félix por Julia. En el fondo, yo llamaría amor sólo al amor filial, todo lo demás es arrebato y cuando nos arrebatamos no pensamos bien. 


Félix piensa que “el amor es un sentimiento de gran complejidad y que es el acto de mayor concentración mental de que somos capaces para lograr aislar, entre millones, a una persona y hacerla deseable de una forma casi sobrenatural”. ¿Compartes con él esta teoría?

Clara Sánchez:

Sí, sí la comparto. Es uno de los recursos de nuestra especie para sobrevivir, para reproducirnos y para arrancar atractivos a la vida. De una manera o de otra no podemos prescindir de él. 


¿Por qué has optado por estructurar la novela de ese modo: 8 bloques que corresponden a ocho días, y capítulos en los que Julia y Félix se alternan el protagonismo?

Clara Sánchez:

Sueño y realidad están tan unidos que Julia acude constantemente a su realidad más próxima para tratar de salir del túnel (la búsqueda de su marido y el niño, del apartamento, su relación con Marcus…) y Félix investiga qué puede pasar por la mente de Julia para poder influir en sus sueños.

En cuanto a los días, no hay un porqué, no hay un símbolo, era el tiempo que pedía el sueño de Julia. 


  ¿No crees que quizá la novela habría sido más “misteriosa” si sólo te hubieras centrado en narrar las peripecias de Julia?

Clara Sánchez:

Le di tantas vueltas a esta posibilidad… pero la descarté porque no habríamos podido comprender por qué sueña lo que sueña y porque toda la narración se habría sostenido sobre la sorpresa final cuando me parece mucho más interesante que la intriga se vaya tejiendo página a página. 


  Todos consideran que Julia ha experimentado un largo sueño; sin embargo, a mí me da la impresión de que en realidad entra en una realidad alternativa, ya que pienso que los “argumentos” de los sueños suelen ser más caóticos o anárquicos.

Clara Sánchez:

Exactamente esto quería decir. Quería contar esa otra vida, ese mundo paralelo, en el que pasamos mucho tiempo y del que no recordamos nada, retazos sueltos. A lo mejor si pudiésemos recordar un sueño entero no nos parecería más extravagante que la vida real, que lo es mucho. 


  ¿Te ha documentado sobre el tema de la interpretación de los sueños? Algunas de las anécdotas vívidas por Julia tienen mucho que ver con algunas teorías de Freud a ese respecto, sobre todo cuando afirmaba que soñamos con cosas y personas que hemos visto o conocido con anterioridad aunque fuera tan sólo un segundo.

Clara Sánchez:

Sí, he leído sobre ello y libros de divulgación científica sobre el funcionamiento del cerebro. Me han inspirado para imponer un punto de racionalidad que impide que ésta sea una novela fantástica.


¿Las teorías del doctor Romano sobre el método más adecuado para despertar a Julia y hacerla volver a la realidad mediante estímulos externos de tipo emocional tienen algo de real o son producto de tu imaginación?

Clara Sánchez:

Es de sentido común que es beneficioso enviar estímulos agradables al paciente, el cómo y los resultados son producto de mi imaginación. 


  ¿Qué razones crees que tiene Félix para resistirse a enviar a su mujer a Tucson para que pueda ser curada con mayor seguridad?

Clara Sánchez:

Sería romper aún más la normalidad de sus vidas. Tiene la sensación de que cuanto más extraño sea el entorno más difícil va a ser todo. Y porque en el fondo cree que es una manera de quitarse el Dr. Romano a Julia de encima. 


  Hay otro aspecto muy interesante, cuando planteas la posibilidad de que Félix presintió que a Julia le había sucedido algo malo porque ésta, de alguna forma, se lo había comunicado mentalmente… Sin embargo, pienso que esto sólo queda apuntado y que no lo desarrollas del todo a lo largo de la narración…

Clara Sánchez:

En efecto, se trata sólo de un presentimiento de Félix, no necesita más explicación. Quiere decir que a veces nuestra cabeza trabaja tan deprisa que ni nos damos cuenta y que detecta sucesos. Quiere decir que con lo que sabe de Julia puede deducir que le ha ocurrido algo malo. 


  ¿Estás de acuerdo también con Félix cuando afirma: “No sólo es un misterio [en la vida] lo que no se entiende; sino también lo que se entiende perfectamente”?

Clara Sánchez:

Lo suscribo porque de lo que creemos que entendemos ¿qué comprendemos realmente? 


  ¿Cuál es la misión de Abel en la novela? ¿Por qué decidiste incluir a este personaje?

Clara Sánchez:

No lo decidí, apareció por el pasillo del hospital y no pude resistirme. Viejo, enfermo y en pijama. Cuando vemos así a alguien no se nos ocurre pensar lo que puede haber detrás de él. Empecé a pensar en esto, en cuál podría ser la vida de este hombre. Pero en un momento decidí que no íbamos a saber más de lo razonable. 


  ¿Nadie puede responsabilizarse al milímetro de la felicidad de otro, como se afirma en la novela?

Clara Sánchez:

Es imposible. Creo que todos caemos en creer que porque la pareja sea muy feliz también nosotros vamos a serlo. El estar pendiente del estado de ánimo de otra persona es demoledor. 


  ¿Por qué Angelita intenta transformarse en Margaret, si realmente Julia no puede ser testigo de esa transformación?

Clara Sánchez:

Lo que necesita Angelita es hacerse fuerte para afrontar la situación y ayudar y busca sus propios recursos. A veces los demás no son más fuertes que nosotros, pero lo creemos así para imitarles y sacar fuerzas de flaqueza, por eso la gente busca modelos fuertes y triunfadores. 


  ¿No te parece un poco excesiva la solución final aportada por Abel? Sobre todo porque ya queda claro que Julia no va a volver con él y que para ella está muerto.

Clara Sánchez:

No, ¿por qué? Es un regalo que Abel le hace a Félix y que dice mucho de quién es Abel realmente. Por supuesto quien no haya leído la novela no podrá entender esta explicación. 


  ¿Qué han aprendido Julia y Félix de esa experiencia común?

Clara Sánchez:

Creo que es mejor que lo descubra el lector por sí solo.

También esta experiencia le sirve a Félix en algún momento concreto para disfrutar de sensaciones placenteras que antes no se había permitido a sí mismo.

Clara Sánchez:

En el fondo ha sido liberadora. 


  ¿De qué modo te influye tu cinefilia a la hora de escribir? Te lo digo porque la peripecia de Julia me ha recordado un poco a la experimentada por el personaje interpretado por Burt Lancanster en “El nadador”, en el sentido de que ambos buscan el camino de regreso a casa y que esta odisea les sirve para descubrir las mentiras de sus respectivas vidas…
Clara Sánchez:

El Nadador” está basado en un cuento de John Cheever. Hay una estructura que se repite con eficacia, la del héroe que sale de casa, vive una aventura y vuelve trasformado. Pero lo que más ha hecho el cine por mí es darme un lenguaje muy visual. 


  Bueno, pues esto es todo Clara, si quisieras añadir algo más…

Clara Sánchez:

No puedo añadir más, es una entrevista muy completa. Se nota que te has leído la novela a conciencia y ha sido un placer contestarla. Un abrazo. Clara Sánchez.


 Gracias y hasta pronto.