Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cerrar
¡Bienvenidos a esta página, queridos lectores!
Ojalá que entre todos la convirtamos en un refugio de literatura y vida. Dejad aquí vuestra huella.
Clara Sánchez
Clara Sánchez
Facebook
Entrevista FEMP Premio Nadal 2010
01/03/2010

Clara Sánchez, Premio Nadal 2010: Para un escritor resulta raro pensar en dedicarse a tareas municipales

Clara Sánchez (Guadalajara, 1955), Licenciada en Filología Hispánica por la UCM, trabajó en la Universidad y ha participado en programas televisivos sobre cine y colabora habitualmente en el diario El País. Autora de numerosas novelas, recibió en el año 2000 el premio Alfaguara de Novela por “Últimas noticias del paraíso”, y el Premio germán Sánchez Ruipérez al mejor artículo sobre Lectura publicado en 2006. El pasado enero recibía el Premio Nadal 2010 por su “Lo que esconde tu nombre”, una novela de acción en la que se aborda la aberración moral del nazismo.

 

Premio Nadal con “Lo que esconde tu nombre” ¿Qué ha supuesto este premio en su carrera?

Un paso muy importante; sin el Nadal no se podría hacer una historia de la literatura española, sin Delibes, Carmen Laforet, Sánchez Ferlosio y tantos otros. Entrar en esa lista da mucho prestigio, desde luego, pero estar entre ellos es lo mejor que puede ocurrir si te consideras un escritor vocacional.

En su libro, un antiguo prisionero de Mauthausen descubre a un anciana pareja de ex nazis en la costa española; eso abre en él un sentimiento muy profundo ¿es venganza, es justicia o es algo diferente?

Es una mezcla. La venganza es una palabra desprestigiada, fea, pero es un sentimiento muy humano, y comprensible en gente como el protagonista de la novela, Julián, que ha pasado por una situación tan dolorosa, humillante y destructiva como Mauthausen. Para él, ver frente a frente a dos ancianos que han sido sus verdugos, no despierta los mismos sentimientos que podemos tener otros, para los que la vejez se reviste de bondad. Él también es anciano y sabe cómo son, los conoce e intenta aplicar una cierta justicia; en otro momento de su vida los hubiese entregado a las autoridades, ahora ya no; intenta hacer justicia, pero también ejerce venganza.

El deseo de venganza, la obsesión por el dolor vivido ¿estimulan o amargan?

Amargan la vida. Julián hubiese sido muy feliz porque es un hombre con capacidad para disfrutar de la vida; de hecho ha vivido la felicidad con su mujer, y ha apreciado cuanto ha tenido; pero la carga de un pasado tan doloroso le ha impedido lanzarse a una felicidad plena, el mal que ha sufrido le ha resultado dañino hasta ese punto.

¿La maldad es más maldad cuando está desprovista de remordimiento?

Yo creo que sí, porque el remordimiento te hace más humanos. Lo que resulta inconcebible a la mente, y por eso el horror nazi nos parece tan ajeno, es la falta de humanidad; hasta un asesino tiene algo de humano; esta gente no lo tiene, lo desechó, lo apartó de su mente y de sus vidas para poder considerar a otros como simple “material”, y para llegar a eso hace falta un proceso mental que elimine la culpa, los remordimientos o la empatía con el prójimo.

65 años después, cuando parece que los nazis ya no existen, usted recibe reacciones tras la publicación de este libro

Sí, algunas más importantes que otras, unas están en manos de abogados, otras son más anecdóticas. Lo más sorprendente, por la reacción que tienen ante una novela, es lo poco acostumbradas que están estas personas a que se les moleste con el tema, a sentirse señalados ante una ficción. También llama la atención la soberbia con la que se conducen y, sobre todo, comprobar que todo está mucho más vivo de lo que pensamos. Individuos de esta calaña han estado viviendo en nuestras costas durante mucho tiempo, y algunos incluso han muerto aquí. Para sus descendientes, seguramente, sus antepasados son una cruz, pero para otros, evidentemente, no.

Usted también es experta en cine ¿Qué tal daría en pantalla la intriga de esta novela?

Creo que bien; yo diría que es una novela entre “Otra vuelta de tuerca”, de Henry James, y Hichcock; es muy visual; se podría hacer un buen guión de cine.

En un Ayuntamiento ¿en qué papel se vería y cuál sería su actividad?

No me veo, porque estos trabajos, si se hacen bien, requieren mucha entrega; me gustaría por la relación directa con los vecinos, pero para un escritor es raro pensar en dedicarse a eso, porque nosotros siempre estamos escribiendo solos, como en otra esfera. Si fuese algo sería Concejala de Cultura, e intentaría aproximar la cultura a la gente. Si fuese Alcaldesa, trabajaría para evitar la corrupción, procuraría ofrecer un Ayuntamiento modelo. Pero no lo voy a ser.

 Clara Sánchez (Guadalajara, 1955), Licenciada en Filología Hispánica por la UCM, trabajó en la Universidad y ha participado en programas televisivos sobre cine y colabora habitualmente en el diario El País. Autora de numerosas novelas, recibió en el año 2000 el premio Alfaguara de Novela  por “Últimas noticias del paraíso”, y el Premio germán Sánchez Ruipérez al mejor artículo sobre Lectura publicado en 2006. El pasado enero recibía el Premio Nadal 2010 por su “Lo que esconde tu nombre”, una novela de acción en la que se aborda la aberración moral del nazismo.